El futuro del WiFi se llama WiGig y descarga a 1GB por segundo ¿El futuro de las redes inalámbricas?

El futuro es inalámbrico, le guste a quien le guste. Los cables están destinados a desaparecer, son muy limitantes, incómodos y antiestéticos, y la tecnología inalámbrica cada vez evoluciona más para intentar ofrecernos la misma estabilidad, velocidad y calidad que las conexiones con cable. Una de estas nuevas tecnologías que pronto llegará para mejorar nuestras conexiones WiFi en casa es la denominada WiGig (Wireless Gigabit). Pero llega con importantes limitaciones, que puede que impidan su implantación en los hogares. ¿En qué consiste, cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Desde 2009 se empezaba a hablar de un nuevo estándar WiFi que vendría a revolucionar las conexiones inalámbricas sobre todo en el hogar, WiGig (de wireless gigabit) es identificada bajo el estándar IEEE 802.11ad y fue oficialmente aprobada en 2013, desde entonces hemos estado esperando la certificación final que significaría la llegada de los primeros dispositivos compatibles.

Después de una larga, pero larga espera, la WiFi Alliance está anunciando la certificación final del estándar WiGig, una conexión de alta velocidad capaz ofrecer velocidades de hasta 8 Gbps, pero esto es sólo el inicio, ya que el objetivo a medio plazo es obtener velocidades de entre 80 y 100 Gbps.

La WiFi Alliance ha confirmado que a partir de 2017 tanto teléfonos móviles, como portátiles, routers y todo tipo de dispositivos, empezarán a  salir al mercado siendo compatibles con WiGig, un nuevo estándar que dobla velocidad y que servirá, entre otras muchas cosas, para soportar la realidad virtual sin cables.

Las ventajas de WiGig son muchas, aunque su principal es que nos permitirá casi doblar la velocidad actual que es capaz de alcanzar el WiFi que tenemos hoy día. Pero también cuenta con una particularidad que la limita: su alcance. Según la WiFi Alliance, el WiGig es una tecnología que sólo funciona bajo un alcance inferior a 10 metros, dado que sólo ha sido pensado para que se saque partido dentro de una sala.

Esta tecnología está pensada sobre todo para la realidad virtual sin cables. La actual realidad virtual nos obliga a estar conectados por multitud de cables al ordenador o la consola, pero con WiGig comenzarán a salir gafas de realidad virtual o aumentada que no precisen de cables para comunicarse con la red, dado que con WiGig la velocidad será suficiente. Pero además de su uso para la realidad virtual o aumentada, WiGig también será ideal para el streaming de vídeo en nuestros móviles o para vídeos en 4K. Por ejemplo, la calidad 4K en los vídeos será mucho más accesible y sin experimentar problemas de tasa de transferencia limitadas por el hardware que es parte de la conectividad. Además, los contenidos interactivos pueden ser, finalmente una realidad y esto abriría una una nueva oferta para proveedores como Netflix. Evidentemente Spotify también será de los que mirará con buenos ojos la llegada de WiGig.

8 Gbps equivale a poder transmitir, teóricamente 1 GB/s, permitiendo hacer streaming en redes locales de archivos 4K sin comprensión

WiGig también se basa en el nuevo estándar 802.11ad que es capaz de alcanzar velocidades de hasta 8Gbps, frente al estándar 802.11ac que alcanza como máximo los 4,5Gbps. Aunque llegue con los primeros terminales a lo largo de 2017, todavía precisará de unos años hasta que se estandarice.

La adaptación del Wi-fi a las exigencias del mercado es una realidad.

2017 Viene cargado de conexiones inalámbricas más veloces. El Wi-Fi se adapta a las nuevas demandas del consumidor para conseguir su total satisfacción. Sólo habrá que solventar el contra de la distancia

Fuente: TheVerge

mm

Redacción online de la edición EBS News y RevoluTegPlus News