Ciencia

La NASA anuncia el hallazgo de un sistema solar con 7 planetas como la Tierra

Una estrella enana y fría a 40 años luz cobija un sistema planetario que podría albergar vida, según explicaron los investigadores y responsables de la NASA en rueda de prensa.

No solo uno, sino siete planetas con un tamaño similar al de la Tierra y que podrían albergar vida han sido identificados en la órbita de una pequeña estrella cercana al sistema solar. El descubrimiento ofrece la primera oportunidad realista de buscar señales biológicas de vida extraterrestre.

Los planetas orbitan una estrella enana llamada Trappist-1, ubicada a 40 años luz aproximadamente 380 billones de kilómetros de distancia de la Tierra. Es bastante cerca y resulta que la orientación de las órbitas de los siete planetas permite que sean estudiados a detalle.

La estrella TRAPPIST-1 y sus siete planetas enanos

El grupo de astrónomos ha informado que se trata de siete planetas rocosos que, al igual que la Tierra, tienen órbitas alrededor de una estrella, en este caso TRAPPIST-1, de ahí que hayan sido nombrados TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en orden creciente de distancia de su estrella. Tres de estos planetas se encuentran en zona habitable y podrían albergar océanos de agua en sus superficies, aumentando así la posibilidad de que algunos de estos sistemas pudiesen acoger vida.

Para entender un poco la dimensión de este “sistema solar extraterrestre”, sólo hay que mencionar que la estrella TRAPPIST-1 y sus siete planetas cabrían de forma perfecta en la órbita de Mercurio. Entonces ¿cómo es posible que estos planetas puedan albergar vida al estar tan cerca a su estrella? TRAPPIST-1 es una estrella roja con sólo el 8% de la masa y casi la mitad de caliente que nuestro Sol, por ello si un planeta se encuentra a una distancia más corta, éste podrá recibir la misma cantidad de energía solar que la Tierra recibe del Sol a 149,6 millones de kilómetros de distancia.

Michaël Gillon, del Instituto STAR en la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor principal de la investigación, ha comentado:

“Se trata de un sistema planetario sorprendente, no sólo porque hayamos encontrado tantos planetas, ¡sino porque todos son asombrosamente similares en tamaño a la Tierra!”

Amaury Triaud, co-autor de la investigación, comenta:

“La emisión de energía de estrellas enanas como TRAPPIST-1 es mucho más débil que la de nuestro Sol. Para que hubiera agua en sus superficies los planetas tendrían que estar en órbitas mucho más cercanas que las que podemos ver en el sistema solar. Afortunadamente, parece que este tipo de configuración compacta es lo que estamos viendo alrededor de TRAPPIST-1.”

Siete planetas con condiciones diferentes

El planeta más cercano a la estrella Trappist-1 tarda un día en completar una órbita, mientras que el más alejado tarda 12. Los tres -a, b y c- primeros están demasiado cerca de la estrella y tendrían climas demasiado calientes para tener agua líquida.

De los siete planetas, tres -designados por ahora como e, f y g- son especialmente interesantes para los astrónomos por ser considerados gemelos de la Tierra, esto es, están en la llamada zona habitable de su estrella y se apunta a que podrían ser mundos rocosos. Entre ellos, el planeta llamado f es el que más posibilidades tiene de albergar vida. Se trata de un planeta de tamaño casi igual que la Tierra, que completa una órbita alrededor de la estrella cada 9 días terrestres, es decir, que un año dura 9 días.

En cuanto al planeta h, con un tamaño más parecido al de Venus o Marte, es probable que sea un mundo helado por su lejanía de Trappist-1.

Ahora, los astrónomos empezarán a estudiar las atmósferas de estos planetas con un objetivo claro: encontrar vida extraterrestre.

La ‘enana roja’ Trappist-1

El tamaño de Trappist-1 es aproximadamente 8 por ciento del tamaño del Sol. Credit ESO

La clave de este descubrimiento es estrella Trappist-1, que cobija este sistema planetario. Los astrónomos apuntan a que es del tipo ‘enana roja’ o ‘enana M’ y tiene un radio equivalente a un 12% del Sol y una temperatura superficial de unos 2.300 grados centígrados, frente a los 5.500 la estrella que da luz a la Tierra. Los expertos aseguran que su luz es demasiado tenue para ser vista con pequeños telescopios.

La vida aún no está garantizada alrededor de TRAPPIST-1

A pesar de todas estas buenas noticias aún hay elementos que se desconocen, por lo que no se puede garantizar la vida alrededor de esta estrella. Aún se necesita estudiar el tiempo espacial en esa zona, las erupciones solares y eyecciones de masa de TRAPPIST-1, las cuales podrían poner en peligro a los habitantes de estos planetas. Otro factor que están estudiando, es que al parecer los planetas cuentan con órbita en “resonancia”, lo que significa que siempre dan la misma cara a la estrella.

El siguiente paso será esperar la puesta en operación del telescopio espacial James Webb (JWST), el cual ayudará a estudiar las atmósferas de cada unos de los planetas y así ver cuánto oxígeno, ozono y otros gases pueden contener.

Los hallazgos fueron publicados este miércoles 22 de febrero en la revista Nature.

Comments (0)