Samsung limita la carga del Galaxy Note 7 al 60%, para evitar que explote

La noticia saltó como la pólvora y empañó el lanzamiento del Galaxy Note 7, el último modelo con el que Samsung pretende competir con la séptima generación de los celulares iPhone de Apple.

El defecto en las baterías del Samsung Galaxy Note 7 es una situación conocida desde hace días. 35 casos de incendios o explosiones se han reportado, además de uno conocido este lunes, en el cual la víctima fue un niño. Para solucionar temporalmente este problema mientras cambian el equipo, Samsung anunció una idea que esperan, dé resultado.

Una solución para quienes aún no regresan el Galaxy Note 7

Según información recogida por Associated Press, Samsung publicó un anuncio en un diario de Corea del Sur, en el que anuncian sus planes de lanzar una actualización Over The Air (OTA), la cual limitaría a 60% la carga del dispositivo.

La compañía detalló a través del periódico Seoul Shinmun, que esta medida mantendría la energía de la batería en un nivel seguro, con lo cual se evitaría el cortocircuito que ha provocado distintas situaciones, desde una explosión hasta un vehículo en llamas.

“Es una medida para poner en primer lugar la seguridad del consumidor, pero pedimos disculpas por los inconvenientes causados”, manifiestan desde Samsung, de acuerdo con los datos manejados por Associated Press.

No obstante, la empresa en reiteradas ocasiones ha solicitado a los que aún tienen esta phablet, que la devuelvan para que le sea entregada una nueva.

Samsung colocó un anuncio en diarios surcoreanos para informar a sus clientes sobre la nueva medida.
Samsung colocó un anuncio en diarios surcoreanos para informar a sus clientes sobre la nueva medida.

Samsung ya trabajaría con operadores locales para lanzar esta actualización, la cual llegaría a los ciudadanos de Corea del Sur desde el próximo 20 de septiembre, a partir de las 02:00 A.M.

Peter Yu, analista de la firma SK Securities, ha comentado que esta decisión es una medida desesperada por parte de Samsung, que quiere evitar más explosiones pero sigue habiendo clientes que no devuelven el teléfono. Kim Young Woo, de SK Securities, ha sido más crítico y asegura que todo este embrollo es una prueba de que el teléfono no ha sido optimizado antes de salir al mercado. Lo que está claro es que el ‘Batterygate’ del Samsung Galaxy Note 7 no será olvidado en mucho tiempo y, a pesar de su rápida respuesta, es una mancha en el currículum de Samsung que será difícil de eliminar.

Vía | Associated Press

mm

Redacción online de la edición EBS News y RevoluTegPlus News