La inteligencia artificial de Google detectará el cáncer más rápido que un médico

La tecnología ha ido evolucionando y dejando a la humanidad un poco corta.

La podemos ver ya en todos los ámbitos. La medicina y la ciencia han evolucionado a la par de los avances tecnológicos, lo cual ha denotado grandes descubrimientos y conocimientos.

Google publicó un artículo científico en el que se explica cómo se ha logrado identificar el cáncer a través de la inteligencia artificial, con más precisión de la que los médicos experimentados en el campo de la patología. La empresa está utilizando una versión de su sistema de reconocimiento de imagen inteligente desarrollado originalmente para el diseño de los coches autónomos. En primera instancia, el trabajo fue dirigido para enseñanza de autoconducción para vehículos que pudieran manejarse solos con el fin de reconocer todo tipo de obstáculo, señales de tránsito, etc.

Sin embargo, Google decidió aplicar la misma tecnología para el diagnóstico de cáncer, lo cual hasta ahora ya ha dado buenos resultados, pero aún quedan ajustes por hacer para rendimientos más impresionantes. Esto no significa que se podría desplazar al trabajo realizado por los oncólogos que dedican su profesión a la detección y tratamiento de una de las enfermedades que más muertes causan.

En lo que respecta a la detección y el diagnóstico del cáncer, el tiempo es vital; un tratamiento temprano puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte del paciente. Por eso la presión sobre los oncólogos es incluso mayor que la que sufren el resto de especialistas.

Y no es un trabajo sencillo; en muchas ocasiones consiste en el estudio pormenorizado de imágenes de escáner; con imágenes de 10 gigapíxeles a 40 aumentos, es toda una tarea metódica en la que es fácil saltarse un píxel que no se ve como debería. Como demostración de lo difícil que esto resulta, algunos estudios aseguran que ante las mismas imágenes, dos expertos cualesquiera sólo las interpretan igual el 48% de las veces.

Después de una personalización adicional, incluyendo redes de entrenamiento para examinar la imagen con diferentes aumentos, justo como lo haría un oncólogo, la inteligencia artificial de Google muestra que es posible entrenar un modelo que pudiera igualar o exceder el desempeño de un médico.

Usando el aprendizaje automático para diagnosticar el cáncer

Google cree que puede ayudar en esta tarea que consume tanto tiempo y recursos; su idea es usar GoogLeNet, el mismo sistema de aprendizaje automático que ha desarrollado para otros proyectos, como su coche autónomo. En efecto, la misma IA que detecta si un ciclista se está acercando, puede detectar tumores.

El aprendizaje profundo de Google analiza miles de células cancerosas. Gracias a este tipo de aprendizaje, las computadoras logran reconocer patrones en enormes conjuntos de datos. Lamentablemente, en Estados Unidos, se viven en promedio 230 mil casos anualmente de cáncer de mama, por lo que la compañía pretenderá que su tecnología ayude a patólogos a tratar mejor a los pacientes.

Como mencionaba anteriormente, esta tecnología no está diseñada específicamente para sustituir a los médicos humanos, sino para ayudarlos a realizar su trabajo de una forma más eficiente

De hecho, lo llamativo es que Google no ha tenido que cambiar nada. Tal y como está, la IA ha sido capaz de analizar las imágenes de escáner de pacientes; con el aprendizaje automático, una IA es capaz de aprender por si misma a partir de miles de muestras, sin necesidad de ser programada para realizar una determinada acción

Partiendo de esas imágenes, la IA generó “mapas de calor”, zonas que diferían claramente de pacientes sanos y en las que podría haber tumores; aunque no eran perfectos, ya que contenían demasiado “ruido” y por lo tanto en ocasiones era difícil discernir dónde había detectado el tumor.

La sorpresa de la IA de Google en el diagnóstico de cáncer

Claro, que no se quedó aquí. Los ingenieros modificaron el sistema para adaptarlo al análisis de este tipo de imágenes; fue entonces cuando los resultados fueron más que sorprendentes. El sistema consiguió una puntuación de precisión FROC del 89%, superior al 73% que un patólogo con tiempo ilimitado puede conseguir.

Google es rápida en calmar las esperanzas; no podemos esperar un sistema perfecto, que detecte tumores al instante basándose en sólo unos escáneres. Para usarlo en aplicaciones reales, sería necesario realizar más adaptaciones; y siempre necesitaría el apoyo y el conocimiento de un experto en el campo. Por si solo no sería capaz de funcionar tan bien.

En todo caso, los resultados permiten optimismo; la IA de Google ha conseguido una puntuación mayor respecto a otros sistemas con las mismas imágenes. Y mejor aún, parece adaptarse muy bien a diferentes tipos de imágenes y detecciones.

Fuente | CNN Tech

Referencia: Blog de Google

mm

Redacción online de la edición EBS News y RevoluTegPlus News