Galaxy Note 7: El gran incendio que Samsung no logra apagar

Los incendios en teléfonos que sustituían a los defectuosos Galaxy Note 7 terminaron por desencadenar el retiro masivo de estos equipos del mercado. Un acto que podría marcar para siempre la historia de este gigante.

Samsung pide a los propietarios del Galaxy Note 7 que dejen de usar el dispositivo

El gigante tecnológico Samsung está pidiendo a los propietarios de cualquiera de las versiones del teléfono inteligente Galaxy Note 7 que las apaguen y no las utilicen. El anuncio, difundido mediante un comunicado de la compañía surcoreana el lunes por la noche en su página web oficial, se hace extensivo a los dispositivos de recambio vendidos después de que se suspendiera la producción del modelo. Samsung ha anunciado además que instará a todos sus socios a abandonar la venta e intercambio de estos teléfonos.

Samsung Electronics suspendió la producción de sus teléfonos avanzados de gama alta Galaxy Note 7, dijo una fuente este lunes, luego de reportes de incendios en dispositivos de sustitución, lo que agudiza una crisis en la que el gigante tecnológico se ha visto obligado a retirar masivamente estos aparatos del mercado.

Las principales operadoras telefónicas de Estados Unidos y Australia también han suspendido las ventas y sustituciones de los Notes 7, mientras las grandes aerolíneas reiteraban la prohibición de emplear estos teléfonos, después de que un dispositivo de sustitución forzara la evacuación de un avión de pasajeros en Estados Unidos la semana pasada.

Los incendios en teléfonos que sustituían a dispositivos que se habían retirado por su propensión a explotar podrían suponer una desastre para el mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo y sugieren que no ha solucionado un problema que ha ya ha dañado su marca y amenaza con descarrilar la recuperación de su negocio de móviles.

“Si permiten continuar el Note 7, podría convertirse en el mayor acto de autodestrucción de una marca en la historia de la tecnología moderna“, dijo Eric Schiffer, experto en estrategia de marca y presidente de Reputation Management Consultants.

“Samsung necesita realizar un ajuste contable gigantesco y colocar el Note 7 en el paseo de las vergüenzas tecnológicas al lado del Ford Pinto”, sostuvo.

En un comunicado al regulador, Samsung dijo el lunes que iba a “ajustar” los envíos de los Note 7 para permitir inspecciones y un control de calidad más férreo debido al incendio de algunos dispositivos.

La compañía no hizo comentarios sobre el freno de la producción ni sobre la causa de los incendios, aunque la fuente, que no quiso ser identificada porque no estaba autorizada a hablar con los medios, no explicó si se habían encontrado problemas específicos ni cuándo se detendría la producción.

Las acciones de Samsung cerraron con un caída del 1,5% en una Bolsa de Seúl, que subió un 0,2%.

“Creo que lo más limpio que se puede hacer es dejar el Note 7”, dijo Park Jung-hoon, gestor de fondos de HDC Asset Management, entidad que tiene acciones de Samsung. “Lo que asusta es que esto hace que la gente dude de forma repetida sobre las capacidades fundamentales de la compañía, por lo que es importante que Samsung resuelva este tema rápidamente”.

US$120 millones para Apple

Pero la mala racha de la compañia surcoreana no tiene relación solamente con su último teléfono. Esto porque a finales de la semana pasada, un tribunal de Apelaciones estadounidense le otorgó a Apple, su máximo rival en el mercado, una inesperada victoria al condenar a Samsung a pagar US$120 millones debido a una demanda por violación de patentes.

Según reportó la agencia DPA, por ocho votos contra tres, los jueces condenaron a Samsung a pagar US$119,6 millones por haber usado el sistema patentado por Apple de desbloqueo de una pantalla táctil desplazando el dedo sobre ella, la función de autocorrección Y el filtrado de números de teléfono en los contactos para facilitar una marcación rápida.

Samsung se hunde en Bolsa por el fiasco del Galaxy.

La cotización de Samsung Electronics registró hoy una bajada del 8% al cierre de la bolsa de Seúl, dejando unas pérdidas que rondan los 17.000 millones de dólares, tras suspender ayer las ventas del Galaxy Note 7 por la quema de terminales durante la carga de batería. En la bolsa de Londres la caída ha sido aún mayor, y a media jornada de desplomaba un 9,5%. Este martes la multinacional ha anunciado que suspende definitivamente la fabricación y venta de modelo por los problemas de seguridad que existen de que el Note 7 ardan o explosionen.

Gana la competencia

La compañía estadounidense Aple se perfila como la gran beneficiaria de esta crisis, dado que días está alcanzado máximos en los mercados. El lunes su cotización subió un 1,7% en el índice Nasdaq de la Bolsa de Nueva York, pasando los 116 dólares por acción, un tope no visto desde diciembre del año pasado. Desde el 7 de septiembre, fecha de la presentación del iPhone 7 y el iPhone 7 Plus, los títulos de la firma acumulan una ganancia del 7,5%, mientras que en lo que va de año ha incrementado su valor en un 12,5%.La crisis del Note 7 es ya el mayor fracaso de Samsung en el mercado de los terminales móviles y uno de los mayores del sector en su historia.

mm

Redacción online de la edición EBS News y RevoluTegPlus News