Día Mundial contra el Cáncer: así lucha la tecnología contra esta enfermedad

Se calcula que las muertes por cáncer en todo el mundo aumentarán más del 50% entre 2015 y 2030

Llevar un estilo de vida sano en cuanto a alimentación y actividades físicas, evitar la exposición a sustancias perjudiciales y vacunarse, forman parte de la prevención para evitar el riesgo de esta enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo, y se coloca como una de las principales causas de muerte a nivel global

¿Qué es el cáncer? Es un término que engloba a más de 200 enfermedades en las que células crecen y se replican fuera de control. Esas células anormales pueden surgir en cualquier parte del organismo, después invaden y destruyen otros tejidos mediante metástasis.

El día 4 de febrero fue instaurado en el año 2000 como Día Mundial del Cáncer con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad.

Contra el cáncer: en busca de una cura que no acaba de llegar

Hoy por hoy, el cáncer sigue siendo la enfermedad más temida por delante de los infartos, el Sida o el Alzheimer. Y tiene su explicación. Durante la última década, los avances en la biología del cáncer han llevado a una mejor comprensión de este complejo conjunto de enfermedades.

Los carcinógenos se pueden dividir en tres grupos: físicos, como los rayos UV, rayos X, entre otros; químicos, como el humo de cigarro o el arsénico, y biológicos, por virus, bacterias o parásitos. También hay factores genéticos que predisponen a ciertas personas.

Sin embargo, esos avances no acaban de llegar a los hospitales, no se traducen en fármacos más eficaces, ni nos ayudan a desarrollar nuevos y mejores tratamientos. ¿Por qué siempre parece que estamos a punto de encontrar la cura del cáncer y nunca acabamos de conseguirla?

Cada cierto tiempo aparece un estudio que asegura haber dado un salto de gigante en la cura de un determinado tipo de cáncer. Pero el tiempo pasa y los éxitos que conseguimos en la investigación básica tienen muchas dificultades para llega a convertirse en tratamientos.

Es cierto que esto, en mayor o menor medida, ocurre en todas las enfermedades, pero las tasas de fracaso en investigación oncológica están muy por encima de la media.

Los más novedosos tratamientos contra el cáncer

La inmunoterapia es el método más novedoso para atacar el cáncer, aunque aún se estudia si lo cura de forma definitiva.

  • Inmunoterapia

La inmunoterapia busca ayudar a las propias defensas del cuerpo a localizar y erradicar el cáncer, es decir, lo neutraliza para que el organismo elimine los tumores.

Uno de los grandes retos es determinar por qué en los mismos tumores la inmunoterapia solo funciona en pocas personas.

La inmunoterapia aplica la extracción de glóbulos blancos del paciente, ya sea del propio tumor o de fuera de él, selecciona los que tienen mayor actividad antitumoral para cultivarlos y activarlos, y, finalmente, implantarlos otra vez en el enfermo.

Otra práctica de la inmunoterapia contra el cáncer son las vacunas terapéuticas, las cuales se aplican cuando el paciente ya tiene la enfermedad o, incluso, cuando la ha superado. El objetivo es avisar al sistema inmunitario que el cáncer está ahí.

Esta práctica se realiza a través de la extracción de células cancerosas, luego se manipulan para que las defensas puedan dar una respuesta correcta al tumor. La primera vacuna de este tipo se aprobó en Estados Unidos en 2010 y se usa para algunos tipos de cáncer de próstata que se han diseminado.

Las vacunas pueden detener la proliferación de células cancerosas, reducir el tumor, eliminar las que no han conseguido ser erradicadas con otros tratamientos o evitar que reaparezcan.

  • ¿La inmunoterapia cura definitivamente el cáncer o solo lo trata?

Como estos fármacos son relativamente nuevos aún se estudia a los pacientes beneficiados para comprobar si los tumores reaparecen.

“Esperamos que estos tratamientos eviten que nuestros hijos y nuestros nietos mueran de cáncer. En el futuro será una enfermedad crónica, y no mortal, como ya sucedió con el VIH”, manifestó Laurie H. Glimcher, presidenta del Instituto de Cáncer Dana-Farber de Boston.

En busca de nuevas terapias contra el cáncer

Un equipo de profesionales de la Unidad de Oncología Molecular del CIEMAT y del CIBER de Cáncer (CIBERONC) ha propuesto una aproximación diferente: la inducción del desarrollo de tumores de manera controlada para identificar posteriormente todos los genes mutados en esos tumores, que supone la apertura de una nueva vía para el diseño de terapias apropiadas. Para ello, se han utilizado transposones, elementos genéticos móviles con capacidad mutagénica.

Por otro lado, un estudio de NuView Life Sciences, presentado recientemente, aboga por el uso de nuevas tecnologías que no requieren cirugía para detectar la presencia de cáncer que resultan más precisas y pueden reducir en miles de millones los gastos médicos de las tradicionales biopsias. Este nuevo procedimiento de diagnóstico de cáncer, que aún está en fase de estudio, conocido como Tomografía por Emisión de Positrones, se basa en análisis in vitro de elementos orgánicos para determinar la presencia de biomarcadores atraídos a células cancerosas.

  • Impresión 3d para tratar tumores

Uno de los proyectos de investigación más sorprendente se está desarrollando en Valencia y centra su atención en la impresión en modelos 3D para tratar la enfermedad del sarcoma, un tumor maligno de tejido conjuntivo, de la musculatura y de los vasos sanguíneos. Desde la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA) destacaron en unas jornadas sobre sobre esta enfermedad que la impresión en modelos 3D para la planificación preclínica será uno de los grandes avances en los tratamientos contra el sarcoma.

  • Un algoritmo inteligente detecta cáncer de piel

Otra de las grandes novedades tiene como protagonistas a los Informáticos de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos. Estos profesionales han diseñado un algoritmo inteligente que permite diagnosticar el cáncer de piel con la misma fiabilidad que los dermatólogos, tal como publicó 20 Minutos. ¿Cómo lo han logrado? Crearon una base de datos de casi 130.000 imágenes de la enfermedad de la piel y entrenaron su algoritmo para diagnosticar visualmente un posible cáncer y, según sus propios impulsores, se consiguió desde la primera prueba con una gran precisión.

Un grupo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Investigaciones Biomédicas ‘Alberto Sols’ que, en colaboración con varias instituciones hospitalarias, han diseñado un biosensor que es capaz de detectar el cáncer antes de que llegue a desarrollarse el tumor.

La clave de este proyecto está basada en nuestro sistema inmunitario debido a que intenta combatir esa semilla tumoral, generando anticuerpos que alteran la expresión de algunas proteínas. Todo esto puede ocurrir meses o incluso años antes de que se presente la enfermedad y sea detectada por los médicos.

Tratamientos tradicionales

La aplicación de métodos tradicionales para la cura del cáncer son válidos y siguen aplicándose, entre ellos la cirugía, que ayuda a determinar la etapa en la que se encuentra el tumor.

De igual forma se aplica la quimioterapia, la cual consiste en la prescripción de medicamentos que varían según cada tipo de cáncer.

La radioterapia utiliza partículas u ondas de alta energía, tales como los rayos X, rayos gamma, rayos de electrones o de protones para eliminar o dañar las células cancerosas.

Los trasplantes de células madre, incluyendo los trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical, se utilizan para tratar el cáncer.

Estos casi siempre se aplican para los cánceres que afectan la sangre o el sistema inmunitario, tales como leucemia, linfoma o mieloma múltiple.

Optimizar la tecnología y los conocimientos que ya tenemos

Centrar nuestras esperanzas en nuevas tecnologías no es la única forma de reducir las muertes por cáncer en todo el mundo. Podría obtenerse un impacto enorme simplemente garantizando que se difunden a todo el mundo las intervenciones y los tratamientos cuya eficacia conocemos ya.

Un aspecto fundamental es que ya disponemos de modelos que muestran cómo puede hacerse. Programas como el Plan de Emergencia del Presidente para Alivio del Sida y el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria han permitido a los pacientes de VIH acceder a los imprescindibles fármacos antirretrovirales mediante la negociación de un precio mucho más bajo. Los programas han ayudado también a los países a establecer la infraestructura necesaria para administrar las medicinas y hacer un seguimiento de los pacientes.

La OMS ofrece datos

Según la Organización Mundial de la Salud en 2012 se le atribuyeron 8,2 millones de muertes.

Los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

Los tipos más frecuentes de cáncer son diferentes en el hombre y en la mujer.

Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo comportamentales y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol) y, por lo tanto, pueden prevenirse.

El tabaquismo es el factor de riesgo que por sí solo provoca un mayor número de casos y a nivel mundial causa aproximadamente un 22% de las muertes por cáncer y un 71% de las muertes por cáncer de pulmón.

En América Latina

Unas 600.000 personas mueren cada año por cáncer en América Central y del Sur, según datos divulgados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según este organismo, el cáncer es la segunda causa de muerte en todo el continente, con 2,8 millones de personas diagnosticadas y 1,3 millones fallecidas anualmente.

En América Latina, el cáncer de próstata, mama, cuello de útero, pulmón, colorrectal y estómago son los más frecuentes, al sumar un 63 % de los casos y el 49 % de fallecimientos.

Argentina y Brasil registran una carga alta de cáncer de próstata y de mama, mientras que en Bolivia y Perú son más frecuentes el de cuello uterino y el de estómago; y en Chile, el de vesícula biliar.

En total, la Guyana Francesa, Brasil, Uruguay y Argentina tienen la mayor incidencia de todos los tipos de cáncer; mientras Uruguay, Cuba, Argentina y Chile muestran las tasas de mortalidad más altas.

La OPS estima que en el 2025 la cifra de casos nuevos al año en la región puede llegar a 4 millones y la de muertes a 1,9 millones.

En España el cáncer es una de las principales causas de muerte. Uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida.

Los Mitos

El cáncer no es contagioso. A nadie se le “pega o pasa” el cáncer de otra persona.

El cáncer no siempre es hereditario. La mayoría de los casos ocurren en personas que no tienen familiares con cáncer.

Algunas personas se preocupan de que una cirugía o biopsia para el cáncer haga que se extienda la enfermedad. Esto casi nunca ocurre. Los cirujanos usan métodos para evitar que las células cancerosas se extiendan

Muchos pacientes con cáncer siguen trabajando mientras reciben tratamiento. Sus actividades diarias dependen del tipo de cáncer que tienen, de la etapa del cáncer, y del tipo de tratamiento que reciben.

El diagnóstico temprano del cáncer salva vidas y reduce los costos de tratamiento

Las nuevas orientaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentadas con ocasión del Día Mundial contra el Cáncer tienen la finalidad de mejorar las posibilidades de supervivencia de las personas con cáncer velando por que los servicios de salud diagnostiquen y traten más temprano la enfermedad.

Las nuevas cifras publicadas esta semana por la OMS señalan que cada año mueren de cáncer 8,8 millones de personas, en su mayoría en los países de ingresos bajos y medianos. Uno de los problemas es que muchos casos se diagnostican demasiado tarde.

Entonces… ¿Cuándo tendremos la cura del cáncer?

Todo esto no significa que lo estemos haciendo mal, significa que lo tenemos que hacer mejor. La lucha contra el cáncer es un proceso largo, complejo y poco fotogénico. Los focos de la prensa y las continuas noticias sobre lo cerca que estamos de conseguir su cura, aunque surjan precisamente de las ganas que tenemos de que sea así, solo consiguen generar falsas expectativas y meter ruido en un campo de investigación bastante revuelto.

Sobre todo, porque si miramos la investigación oncológica de forma rigurosa, tenemos que reconocer que no estamos cerca de curar el cáncer. Pero sí estamos cerca de conseguir que se convierta en una enfermedad crónica e incurable, pero no mortal. O al menos, estamos en disposición de intentarlo.

mm

Redacción online de la edición EBS News y RevoluTegPlus News